Riaza Los Gayumbos desde 1990

Primavera 2019

 Usuarios registrados: 659
Usuario
Contraseña
Visitas: 8.286.675   
Estas en:
  Actualidad
Palabras:   Fecha:   Buscar
<< Volver
[RIAZA - OPINION]
sábado, 01 de junio de 2019 08:00
Visitas: 103
Juan De la Cerda y De la Serna
Fuente de la Noticia:  
eladelantado.com
El Premio Nacional de Medicina Siglo XXI, en su categoría de Cirugía Ortopédica y Traumoatología, ha sido concedido, recientemente, al eminente doctor Juan De la Cerda y De la Serna en justo reconocimiento a la excelencia de su larga y brillantísima trayectoria profesional.
Me Gusta  0  Les Gusta
No me Gusta  0 No les Gusta

Hace pocos días debatían en una emisora de radio sobre el auténtico significado de la palabra felicidad: “Qué es la felicidad”, se preguntaban ilustres y destacados personajes de las artes y de la vida. De todas las definiciones que escuché, me quedé con la expresada por José Luis Garcí (nuestro polifacético cineasta español, Óscar a la mejor película, “Volver a empezar”, de habla no inglesa en 1983 de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas estadounidense).

Dijo Garcí ése día, que para él la felicidad consiste, por ejemplo, en contemplar la mítica escena del baile bajo la lluvia que protagonizó Gene Kelly, al tiempo que cantaba la mítica canción “Singin in the Rain”, en el film de 1952 que llevaba por título idéntico nombre. De acuerdo totalmente con nuestro genial creador.

Efectivamente, la felicidad es un estado de ánimo, un sentimiento que todos procuramos encontrar y que podemos hallar en todas partes si así nos lo proponemos.

Personalmente, yo me he sentido muy feliz al enterarme de la buena nueva del premio concedido a Juan De la Cerda, segoviano de adopción y enamorado de las tierras por donde transcurren las aguas tranquilas del río Duratón, y que por añadidura es un buen amigo mío y de muchos segovianos. Y por ello mismo quiero felicitarle, aquí y ahora, desde éstas páginas del diario decano de nuestra provincia del que él es asiduo lector. Y quiero felicitarle, vaya por delante, por el magnífico y brillante discurso que ofreció a todos los presentes en el acto en que le hicieron entrega de su más que merecido galardón. Tras agradecer tan alta distinción al jurado, Juan De la Cerda y De la Serna dedicó el mismo a sus pacientes (“los que expresan con su mirada lo que no pueden decir las palabras y de los que tanto aprendo”), y lo compartió a continuación con los grandes maestros que tanto le enseñaron, con sus padres, con su distinguida esposa María Antonia, y con sus hijos, al igual que él médicos cirujanos, y demás colaboradores abnegados y silenciosos de su equipo. Como quiera que en medicina, como en otras profesiones técnicas o científicas, no basta con el conocimiento, sino que lo importante es llevarlo a su aplicación práctica, De la Cerda concluyó su alocución diciendo: “Sin la evolución en la inquietud de nuestros conocimientos, no progresarían la ciencia ni la técnica. Si nos miramos en el espejo de nuestros maestros se desarrollarán en nosotros la vida, la filosofía, las artes y la lógica. La base de la Ciencia”. Una frase, un mensaje, sin duda, de hondo calado intelectual y humanístico que define la gran categoría del ilustre personaje.

El doctor Juan De la Cerda y De la Serna es un referente en el ámbito de la cirugía ortopédica y la traumatología. Posee el Doctorado Cum Laude por la Universidad Complutense de Madrid, y amplio su formación en diferentes hospitales y universidades internacionales en el Reino Unido, Estados Unidos, Suiza, Canadá o Francia. Es uno de los cirujanos españoles más experimentados en el implante de prótesis, tanto de cadera y rodilla, como de hombro, tobillo y codo. Técnicas, por cierto, de las que fue pionero en España al realizar una operación de estas características hace ya la tira de años. En la actualidad es jefe de cirugía ortopédica y traumatología de la Clínica La Milagrosa de Madrid y ha impartido durante años clases de sus especialidades en la UCM. Es miembro activo de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Fellow of the British Orthopaedic Association, Member of the American Academy of Orthopaedic Surgeons y Miembro de la Sociedad Internacional de Ozonoterapia. Casi nada al aparato, que diría un castizo.

Además, nuestro querido doctor fue un gran emprendedor y dirige desde hace tres décadas en Madrid (en el Paseo de la Castellana nº 100, muy próxima al estadio Santiago Bernabéu) la CLÍNICA DE LA CERDA, contando para ello con la colaboración inestimable e incondicional de profesionales de altísimo nivel, entre los que se encuentran sus propios hijos que asegurarán en el futuro, no tengo la menor duda, el legado de la saga médica familiar para muchos años.

Juan De la Cerda es muchas cosas más. Un esposo y padre ejemplar que, además de por la familia y su profesión, siente pasión por la vida misma, por sus amigos y por España. Lector empedernido y fantástico conversador. También es un apasionado del campo y la naturaleza, de los caballos, de la tauromaquia (durante más de 40 años fuímos “vecinos” en las localidades de nuestros respectivos abonos del tendido 1 bajo de Las Ventas). Amante de todas las Artes en general. De la gastronomía segoviana, de

Sepúlveda

, del nordeste segoviano.

Juan es, por añadidura, una persona dotada de una sensibilidad especial. Es, digámoslo pronto, un poeta excelso. Compone versos como los grandes poetas que en el mundo han sido. Hace pocos meses la Antología de la Poesía Taurina ha incluido en su última edición dos poemas de Juan De la Cerda: el “Romance de Victoriano De la Serna” y el que lleva por título “Memoria de Víctor Barrio”. Y me van a permitir que acabe mi artículo ofreciéndoles una mínima muestra de ambas composiciones líricas, casi musicales… Los versos finales del poema dedicado al genial torero de

Sepúlveda

Victoriano De la Serna dicen así: “Y se marchó con Belmonte/ Tiró su sombrero al ruedo/ Y se llevó su montera/ Y su traje de torero/ Para enseñar a los ángeles/ A torear en el cielo”. La poesía que compuso De la Cerda a

Víctor Barrio

“in memoriam”, y que increíblemente escribió a las escasas cuatro horas de la trágicos hechos ocurridos en la plaza de toros de Teruel, y de la que escojo algunos versos sueltos de la misma, dice: “Estabas toreando con dulzura/ Con clasicismo rocoso y sin fisuras./ Tu cuerpo parecía una pintura/ Flotando sobre un ruedo celeste/ ¿Qué le hizo a ese toro revolverse/ perdiéndole el respeto a tu figura?/ ¿Porqué te persiguió con tal bravura?/ ¿Porqué nos provocó tanta amargura?/ Rompiendo tu corazón hasta la muerte”. Les recomiendo lean al completo ambos poemas. Son, como podrán comprobar, unos versos dotados de una belleza espontánea y natural inconmensurable y de una estética sublime que sacuden y emocionan los espíritus más nobles.

Enhorabuena pues, querido amigo. Tu felicidad la hago mía. Que sigas “maestrando” por la vida con tu “gran enciclopedia del mundo” bajo el brazo, que parece hubieses escrito a medias con Marañón, Ortega y Da Vinci. Un abrazo.

Por José Luis Cuenca Aladro
Me Gusta  0  Les Gusta
No me Gusta  0 No les Gusta
Para ver los gustos y comentarios de las pesonas, deberá registrarse.

Idioma:
Día a Día
Imagen del día, pulsa para ampliarla Domingo, 23 de junio de 2019
Hogueras de San Juan.
Fotos: Pablo A. Gonzalo Delgado y Antonio Maeso
Próximos eventos
Próximos cumpleaños
Encuesta
encuesta¿Quién crees que ganara las Elecciones Municipales del 26 de Mayo?
 Pp
 Psoe
 Independientes Riaza
Votar [ Ver resultados ]
Publicidad
Tiepo de respuesta del servidor: 0,90625 sg.
Fecha de Creación: 26/08/2003
© Peña "Los Gayumbos" (Riaza) 2003-2019
Web creada por: José Luis Palermo
Calcular PageRank
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +