Riaza Los Gayumbos desde 1990

Otoño 2020

 Usuarios registrados: 661
Usuario
Contraseña
Visitas: 9.153.557   
Estas en:
  Actualidad
Palabras:   Fecha:   Buscar
<< Volver
[RIAZA - MICOLOGIA]
lunes, 12 de octubre de 2020 14:00
Visitas: 327
Una treintena de pueblos constituyen un parque micológico
Fuente de la Noticia:  
eladelantado.com
Las entidades locales y el acotado Montes de

Segovia

se unen para proteger la recolección de setas y fomentar el auge de un turismo natural en la zona
Me Gusta  0  Les Gusta
No me Gusta  0 No les Gusta

Luis Javier González
El mundo rural reivindica el valor de las setas como atractivo turístico y agente de dinamización económica. Con el modelo de Soria en el espejo, todo un éxito en el aprovechamiento de este recurso, las principales zonas de recolección de la provincia, agrupadas en el colectivo Montes de

Segovia

, se constituyeron el 29 de septiembre como parque micológico. Se trata de una figura que pretende regular la recolección y aprovechar su valor económico a través del turismo.

El alcalde

Sepúlveda

, Ramón López, preside el acotado segoviano, que se convertirá oficialmente en parque cuando la Junta de Castilla y León -impulsora de estas iniciativas – dé el visto bueno, presumiblemente a principios de año. “Es poner en valor el campo y los productos naturales. Queremos impulsar este turismo, que es importante en estas fechas del año y atrae a mucha gente”.

Montes de

Segovia

está formado por 29 entidades, principalmente ayuntamientos y mancomunidades de propietarios. Incluye a

Ayllón

,

Riaza

,

Sepúlveda

, la zona de los Navares, y los Frenos,

Segovia

capital o la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza. Son los alcaldes quienes deben solicitar integrarse en el parque y el colectivo ya ha establecido conversaciones con las zonas que faltan. “Queremos que entren Coca y Cuéllar. Y todo aquel monte público que esté enclavado en cualquier zona que no hayamos cubierto, intentaremos que se vengan con vosotros”, subraya López.

Protección

Los primeros incentivos para cualquier municipio, muchos de ellos con modestas poblaciones pero con preciados recursos naturales, son regulación y vigilancia. “Sobre todo para el níscalo, vienen autobuses de gente del este que arrasan con todo”, subraya López. Dadas las circunstancias, resulta crucial que toda la provincia vaya de la mano. “Si hay una norma que les impide recoger el producto sin permiso, al menos se les puede sancionar. Si hay vigilancia en un monte y el de al lado no está regulado, se irán a él”. Los municipios tendrían la posibilidad de regular su espacio por ellos mismos, pero es una labor compleja para muchos consistorios modestos. “Si vamos juntos, todos salimos beneficiados”.

El colectivo expidió el año pasado 7.840 permisos de recolección. Según el origen de su titular, pueden ser locales (vecino del municipio), provinciales, vinculados (residen fuera de la provincia pero tiene algún vínculo con ella) y foráneos. Estos últimos representan el 54% del total de unas licencias que se han prolongado este año por las excepcionales circunstancias de la pandemia. En total, dejaron 62.136 euros. Un permiso para cualquier zona del parque es válida para las otras 28.

El grueso son permisos recreativos, que permiten un uso lúdico o de autoconsumo: cinco kilos al día de `Boletus gr. edulis- o `Lactarius deliciosus´ o mezcla de ellos; dos de seta de cardo (‘Pleurotus eryngii’) y perrechicos (‘Calocybe gambosa’) y tres para el resto de especies. El comercial, que eleva las cantidades a 10 kilos de seta del cardo y 50 de boletus, supone un 3,4% de los permisos y un 18% de su recaudación.

Un objetivo pendiente es el ámbito geográfico. Años atrás eran permisos regionales; ahora son provinciales. Lo que buscan los acotados son acuerdos, al menos, con las provincias limítrofes. “Si no es posible, lo haríamos por zonas. Por ejemplo la sierra de Navafría; el boletus se coge en Madrid pero suben por la vertiente segoviana. La idea sería hacer un convenio para que se regulara toda la zona, independientemente de la provincia en que estés, para poder recoger los frutos del campo”. Prádena es otro punto con la misma problemática. El objetivo es que Madrid –allí el recurso es libre- establezca una regulación. “Intuimos que en breve lo va a hacer. Evidentemente, aportarán más dinero los madrileños en nuestros pueblos que nosotros allí”.

Vigilancia

¿Hay suficiente vigilancia? “Nunca es suficiente. Faltan medios y tenemos mucha dispersión de población. Muchas veces es la gente que está paseando la que avisa a las autoridades”. Las incautaciones se producen por falta de permiso o por exceder la cantidad permitida. “Lo que ya es más difícil de probar es el daño medioambiental que provocan”. Y no solo por utilizar métodos agresivos. “Muchos pernoctan en el monte y lo dejan todo hecho una mierda”. El parque micológico incentiva la concienciación y los precios de los permisos –cinco euros por toda la temporada- son simbólicos.

López habla del embotado y fomenta una pequeña industria de conservación para aprovechar el embotado. “Si coges una lata de setas, la mayoría vienen de Cataluña, que es donde están las empresas conserveras. Y a veces el producto es nuestro”. Los responsables del parque quieren aprovechar ese recurso para dinamizar la necesitada economía local. “Ya que se coge aquí el producto, podríamos dar trabajo a unas cuantas personas en el medio rural. Sería un valor añadido a la zona y dejaría aquí mucho más dinero del que queda en la actualidad”.

Con la incertidumbre de la meteorología, la previsión habla de un otoño mejor. “El año pasado, en líneas generales, no fue bueno. Hubo mucho níscalo, pero poca seta y menos boletus. Este año por lo menos ya se están cogiendo muchísimas setas de cardo”. Los permisos se hicieron el año pasado bianuales; la idea es que los del año que viene sean ya emitidos con la denominación del parque.

“El amor por las setas se hereda”

Saúl Reus pasó la mañana del sábado en una zona de roble del monte de Riaza. “Ha llovido bastante, pero no se había movido nada el monte. Se ha retrasado, pero ahora ya están empezando a salir”.

noticias
Saúl Reus, durante un día de recolección en la comarca de Ayllón. / EL ADELANTADO


Este segoviano aprovecha sus ratos libres tras el trabajo y los fines de semana. En temporada de setas suele ir tres o cuatro días por semana. “Busco sobre todo calidad. Yo conozco muchas setas y he comido muchas, así que al final vas buscando lo que te gusta”. Además de la parte gastronómica, está la divulgativa: “Cada vez que vas por el monte aprendes algo nuevo. Muchas no son comestibles o incluso son tóxicas”.

Saúl describe su amor por la micología. “También lo tienes que heredar. Mis hermanos siempre me han sacado de pequeño al monte. Luego en el instituto, con el biólogo… A mí me ha venido desde pequeño”. Por un lado, cree que esa herencia es un pilar imprescindible; por otro, que cualquiera puede disfrutar sin ser un experto en la materia. “Solo por salir al monte, dar un paseo, estar en la naturaleza…”.

Es miembro de la Asociación Micológica Villa de

Riaza

, con casi 200 miembros. El colectivo organiza salidas al campo o exposiciones. “Es una zona muy variada, con encina, pino, roble, jara o pradera. Salen muchas especies micológicas; de lo mejor, y también de las más tóxicas”. Coger setas es también un acto de responsabilidad. “Hay que saber lo que se coge. Y si lo sabes bien, no coger mucho de esa especie y llevárselo a alguien que le diga qué es”.

Los próximos días determinarán qué otoño micológico espera. “Para esta semana dan temperaturas muy bajas; eso corta el crecimiento y el brote”. Predominan las setas termófilas, beneficiadas por el aumento de la temperatura. Es media mañana y lleva kilo y medio de boletus. A esa cesta aún le quedan muchos viajes este otoño.

Una década de asociacionismo

La Diputación de

Segovia

suscribió un convenio con la Junta de Castilla y León para impulsar la implantación de un sistema de regulación del aprovechamiento micológico. A partir de 2013, la gestión recae en la Fundación Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (Cesefor).

Montes de

Segovia

tiene como finalidad regular la recolección y garantizar la conservación de los recursos micológicos, al tiempo que optimiza los beneficios que éstos generan en el medio rural. Durante los 11 últimos años, el grupo ha realizado tareas de divulgación, participando en multitud de jornadas micológicas realizadas en toda la provincia.

La superficie del acotado supone la regulación de 40.276 hectáreas de monte de utilidad pública, consorciado y montes particulares. Todos estos montes se sitúan en la provincia de

Segovia

, salvo un elenco situado en la provincia de Ávila. En total son 87 montes (82 de utilidad pública y 5 consorciados y patrimoniales).
Me Gusta  0  Les Gusta
No me Gusta  0 No les Gusta
Para ver los gustos y comentarios de las pesonas, deberá registrarse.

Idioma:
Día a Día
Imagen del día, pulsa para ampliarla Miércoles, 21 de octubre de 2020
Efectos huracanados
Por: Laura García Cerrzo
Próximos eventos
24
12
24
Próximos cumpleaños
Encuesta
¿Crees que la Plaza Mayor de Riaza debería ser solo de uso peatonal?
No
Solo los fines de semana
Fines de semana y festivos
Fines de semana de verano
Verano
Siempre
Votar [ Ver resultados ]
Publicidad
Lotería Navidad 2020
Tiepo de respuesta del servidor: 0,375 sg.
Fecha de Creación: 26/08/2003
© Peña "Los Gayumbos" (Riaza) 2003-2020
Web creada por: José Luis Palermo
Calcular PageRank
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +